El Triangulo de la Competitividad PDF Imprimir E-mail
leer1

El Triangulo de la Competitividad

Conceptos, Metodologías y Herramientas que todo Directivo o Gerente debe conocer, para lograr un posicionamiento valioso y sustentable de su empresa. Eduardo Betancourt.

Nota del Editor: Estrategia en tiempos de crisis

La palabra crisis está de moda en nuestro medio. Nadie puede negar que estamos en tiempos de crisis. Pero no sólo en el país en que vivimos. La crisis afecta a la mayoría de los países, hasta tal punto que parece estar naciendo una nueva ciencia denominada "Crisisología". Crisis económica, terrorismo, pérdida o amenazas serias a las libertades fundamentales, exclusión e intolerancia política, social o religiosa, violación de los derechos humanos, incremento de la pobreza, corrupción, incapacidad de los gobiernos de encontrar soluciones a corto plazo, conflictos bélicos y amenazas de utilización de armas nucleares. Todo ello genera un panorama muy sombrío que nos llena de temores acerca de nuestro futuro y del de nuestros hijos. Es por eso que muchas empresas se plantean si es posible, útil y necesario efectuar Planificación Estratégica en tiempos de crisis. Enfrentar la crisis requiere dos condiciones: un cambio de actitud por parte de quienes pretendan ejercer algún tipo de liderazgo a nivel político, social o empresarial, y una preparación en las técnicas modernas para aprender a comprender, analizar y generar soluciones creativas que permitan sacar provecho de la crisis y salir exitosamente de ella. Para las empresas, la crisis es una excelente oportunidad para preparar e impulsar su desarrollo, si la abordan estratégicamente. Nuestro deber es difundir, en lo posible, estos conceptos y metodologías para contribuir con el progreso de nuestras sociedades. La primera ley de la crisis nos dice que los mayores saltos en el progreso de la humanidad nacen en tiempos de crisis. Es muy difícil introducir cambios en épocas de tranquilidad y abundancia. Pero hay que saber cómo identificar y aprovechar las oportunidades que se generan. En definitiva, cuando todo el mundo llora algunos venden pañuelos. Eduardo Betancourt.
Qué es estrategia y para qué sirve
Uno de los problemas que tienen muchos directivos de empresas y profesionales, para generar e implantar estrategias exitosas, es entender la potencialidad del concepto mismo de estrategia. En la mayoría de los casos estamos anclados en el concepto primitivo de estrategia, de los años 50, que asimilaba estrategia a medios para conseguir fines y planificación a la previsión de un futuro posible a partir del pasado. El simple cambio del concepto para adaptarlo a las tendencias modernas nos abre un mundo de posibilidades. Es por eso que reproducimos extractos de la publicación “El Triángulo de la Competitividad” donde se discuten las tendencias modernas y se da un ejemplo de su aplicación.
El origen de la palabra de estrategia se remonta a la antigua Grecia. Strategos era el general y estrategia la manera como el general lograba ganar una batalla. De allí que, cuando en los años 50 se desarrolló la planificación estratégica empresarial, la palabra estrategia se asoció a los medios utilizados para conseguir un objetivo. No obstante, con la aceleración de los cambios en el entorno y el advenimiento de la globalización, el concepto de estrategia ha venido evolucionando y hoy en día se usa más como sinónimo de posicionamiento valioso y sustentable de la empresa en los mercados, mediante la adquisición, el desarrollo y la expansión de ventajas competitivas.
El pensamiento estratégico tiene más que ver con la forma de identificar, desarrollar o adquirir, y utilizar ventajas competitivas, para aprovechar las oportunidades de un entorno cada vez más dinámico y cambiante, y a la vez minimizar las amenazas producto de las debilidades de la empresa. De allí que en un mundo tan competido, con consumidores cada vez más exigentes, no es extraño que la planificación estratégica pase a ser la herramienta más importante utilizada por las grandes empresas, según la encuesta del consultor Bain.
Para comprender las posibilidades de este concepto reproducimos un ejemplo:
Expansión de ventajas competitivas en Polar Empresas Polar es una compañía centenaria en Venezuela, pero su verdadero desarrollo comienza en los años 40 como productora de cerveza de calidad, lograda por la llegada de un maestro cervecero checo que introduce cambios en la fórmula, adquiriendo de esta manera una característica distintiva de competitividad. Su éxito, no sólo se debió a la calidad del producto, sino a la creación de una red de distribución y comercialización que le permitió llegar a los lugares más recónditos del país. En los años 50 comienza a producir hojuelas de maíz, requeridas como materia prima para la elaboración de cerveza, y aprovecha esta segunda ventaja, en unión a su red de distribución, para desarrollar una división de alimentos, que le permite captar una gran parte del mercado. De esta manera, las ventajas iniciales, destinadas a su posicionamiento como cervecera, se expanden.Podríamos agregar que el conocimiento del maíz le permite a su vez innovar y crear una harina precocida, la harina PAN, que cambia la forma de hacer arepas, un alimento indispensable en la cocina de muchos de nuestros países. La reflexión estratégica para nuestras empresas, y para nosotros mismos, es inmediata: ¿Qué ventajas poseemos? ¿Cómo podemos expandirlas para lograr mejorar nuestro posicionamiento y hacerlo mas valioso y sustentable? ¿A dónde nos conduciría hacerlo? En definitiva debemos recordar que el producto más importante de la planificación estratégica no es el plan, sino el cambio de mentalidad en la dirección de la empresa y el incremento en el conocimiento del negocio y del entorno, para ganar capacidad de anticipación y rapidez, en la generación de respuestas asertivas. La capacidad de aprender más rápido que los competidores viene a ser la única ventaja competitiva sustentable.



 
Banner
Banner
  • image
  • image
  • image
Banner
Banner
Banner

Afiliado a
Banner
Banner